viernes, 8 de agosto de 2008

Ajenos

En una experiencia de aprendizaje que tuve la oportunidad hace algunos años, de liderar ante un grupo de facilitadores de SIEMPRE SC, una empresa de facilitación y consultoría con sede en Maracaibo, volví a escuchar un poema del griego Constantin Kavafis titulado Ítaca.
En esa ocasión, Ricardo Ball, cineasta y profesor emérito de la Universidad del Zulia, un ser humano entusiasmado con el aprendizaje, el arte y la biología del amor, lo leyó a propósito del tema de las metáforas.
Y volví, en la voz de Ricardo, a transportarme a mis recuerdos, a la aventura de reconocerme en Odiseo, incansable viajero, y de construirme en innumerables travesías de lecturas y de amores.

Hace pocas semanas lo leímos en una de mis clases de Taller de Lectura y Comentario de Textos y los estudiantes comentaban cómo se reflejaron en el poema y como les puso a pensar en sus deseos, anhelos y sueños.
Espero que sea también para ustedes una invitación al viaje y la aventura de conocer y conocerse.

Konstantínos Kaváfis.
ÍTACA.

Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca
debes rogar que el viaje sea largo,
lleno de peripecias, lleno de experiencias.
No has de temer ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni la cólera del airado Posidón.


Nunca tales monstruos hallarás en tu ruta
si tu pensamiento es elevado, si una exquisita
emoción penetra en tu alma y en tu cuerpo.
Los lestrigones y los cíclopes
y el feroz Posidón no podrán encontrarte
si tú no los llevas ya dentro, en tu alma,
si tu alma no los conjura ante ti.

Debes rogar que el viaje sea largo,
que sean muchos los días de verano;
que te vean arribar con gozo, alegremente,
a puertos que tú antes ignorabas.

Que puedas detenerte en los mercados de Fenicia,
y comprar unas bellas mercancías:
madreperlas, coral, ébano, y ámbar,
y perfumes placenteros de mil clases.
Acude a muchas ciudades del Egipto
para aprender, y aprender de quienes saben.
Conserva siempre en tu alma la idea de Ítaca:
llegar allí, he aquí tu destino.

Mas no hagas con prisas tu camino;
mejor será que dure muchos años,
y que llegues, ya viejo, a la pequeña isla,
rico de cuanto habrás ganado en el camino.
No has de esperar que Ítaca te enriquezca:
Ítaca te ha concedido ya un hermoso viaje.

Sin ellas, jamás habrías partido;
mas no tiene otra cosa que ofrecerte.
Y si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.
Y siendo ya tan viejo, con tanta experiencia,
sin duda sabrás ya qué significan las Ítacas.

2 comentarios:

Arcana Mundi dijo...

Estimada profesional del arte literario:
Es mi deseo invitarle a leer mi último artículo acerca de la naturaleza misma del fenómeno humano de la creación literaria. Esta entrada vino a razón de la participación radiofónica de una escritora novel; María Jesús Almendro.
Me haría ilusión que dejase constancia de su profesional opinión en mi blog.
Un saludo desde las islas canarias.

Juanito Aprende dijo...

Apreciada Alicia Montero

Me pareció muy interesante su artículo sobre "Ajenos".

Creo que es un poema muy bonito el que decidiste compartir con todos los lectores del blog.

Llegúe a su blog porque tiene la palabra Andragogía en sus intereses.

Nosotros hacemos fácil la capacitación virtual (www.cenek.com) y debatimos nuestros principios pedagógicos en el blog Juanito aprende (juanitoaprende.blogspot.com), la invitamos para que nos visite y nos de sus comentarios.

Yudy Marín
Cenek
juanitoaprende@cenek.com